martes, 31 de mayo de 2016

El cuerpo registra la mente comprende

Qué es el bienestar y la plenitud? Hay solo algunos que las poseen? Es posible para casi todo el mundo? Qué síntomas tengo si estoy en bienestar y plenitud? De dónde vienen? La vocación está ligada a estas sensaciones? Qué es Fluir? Qué es la experiencia óptima?

Muchas preguntas para un solo día! No no. Creo que en todas hay un eje. Cuerpo y mente son uno integrado funcionalmente. Ese uno, que sos vos, posee experiencias que son percibidas por medio de los sentidos (tu cuerpo) e interpretadas y manejadas por tu mente que tiene ciertas opiniones, ideas de cómo deben ser las cosas (modelos mentales).

También ocurre que tus pensamientos te producen sensaciones corporales. Pensar en una torta de chocolate por ejemplo, o en un asesino serial que vivía a la vuelta de tu casa. Esas sensaciones corporales que son emociones son la puerta a la memoria y al aprendizaje.
Como ya hemos comentado en escritos anteriores es altamente probable que estés bloqueando o congelando ciertas sensaciones o emociones (no gritar, no huir, no correr, no llorar, no reír, no saltar de alegría) para adecuarte al ambiente en el cual se despiertan las mismas y así sobrevivir y mantener un cierto statu quo de seguridad y permanencia.

También te recuerdo que es imperioso comprender que estas sensaciones y emociones bloqueadas, no expresadas o congeladas son fuente de malestares y  de síntomas: tensiones y dolores corporales, contracturas,  insomnio, miedo sin causa, necesidad de salir corriendo sin saber bien porqué ni de qué, enfermedades psicosomáticas, memoria del dolor, resistencias y fobias sin razón aparente,…
Ya Damasio (“Sentir lo que sucede”, Editorial Andrés Bello Sgo de Chile 2000) explica con un detalle impactante y soberbio el rol interactivo y sistémico de cuerpo mente para comprendernos y prosperar.

W. Reich y luego A. Lowen (1980, El miedo a la vida, Ed. Sol Naciente) iniciaron su trabajo a principios del siglo pasado en la comprensión y el tratamiento de cuerpo-mente en forma tal de abarcar los síntomas, bloqueos, tensiones y malestares, buscando el bienestar humano y la plenitud de sensaciones y emociones para conseguir mayor armonía corporal y mental.

Lowen que es uno de mis autores preferidos en estos temas, escribe sobre los bloqueos corporales que se generan a partir de aquellas situaciones en las que hemos Congelado nuestras sensaciones para sobrevivir y permanecer sin consecuencias. Imagine a un niño llorando en forma desconsolada y a su padre expresándole que los hombres de esta familia no lloran. Es probable que el niño no llore nunca más o se esconda para hacerlo. Necesitamos pertenecer y por sobre todas las cosas necesitamos pertenecer a la familia primaria en la que estamos. El niño al no llorar se garantiza pertenencia. (Hellinger Weber, 1999, Ed Herder). Es importante saber que ese padre no lo hace por maldad sino que probablemente no está listo para contener el llanto de su hijo o sencillamente transmite cultura familiar tal cual la recibió de sus padres y abuelos. También imagine a un adulto en medio de un asalto en un banco que desea salir corriendo! El ladrón lo detiene con su arma y le dice que no se mueva! Este también es un hecho que congela una sensación y emociones que en este caso indicaban, huir!!
Estas sensaciones y emociones congeladas, bloqueadas, guardadas en los espacios más insospechados de nuestro cuerpo nos cobran peaje con dolores, malestares, tensiones, falta de flexibilidad, mala respiración, falta de placer en muchos ámbitos de nuestra existencia. Peter Levine (Walk the tiger,  con la ayuda de las investigaciones de Porges descubren el rol crucial del sistema nervioso central y del nervio vago en todas estos malestares derivados de congelar, no expresar, incluso olvidar ciertas sensaciones y emociones derivadas de situaciones difíciles o traumáticas. 

Podemos comprender más sobre bloqueos en el trabajo de Peter Levine y Porges en “Una Voz no Hablada” (Ed Alma Lepik, 2013) son impactantes. En el “Lenguaje del Cuerpo” Lowen dice que “los ojos son el espejo del alma”, dice también que esta frase él la leyó por primera vez en su manual de Oftalmología en Medicina. No creo conocer frase más poética sobre la mirada y el alma humana, ni contacto más profundo que poseemos todos los seres humanos.

Mirarnos: Mirar a los ojos para comprender a un otro, mirarnos los unos a los otros y mirar tu propia mirada en el espejo para ver que ves y que ven otros de tí. 

Preguntarte: Que siento al ver esos ojos? Que me dicen? Que piden y anhelan? Cuando brillan y sonríen aún sin una mueca en el rostro que expresan?
..................................................................................................................................................................
Cristina Oneto – 
Dirige en 15 países la Escuela Talentum que promueve el desarrollo del potencial humano por medio del autoconocimiento Cuerpo Mente y de la maximización de los talentos sustentables. Cristina es terapeuta Bioenergética, Sistémica y Master Coach y Mentor Coach, Supervisora. Está certificada en TRE y Experiencia Somática para la gestión de tensiones, estrés y traumas que generan síntomas en el cuerpo y la mente. También trabaja con todos estos aportes en empresas y ONGs. Cristina en Fundación Columbia te acompaña en el proceso de integrar cuerpo mente con técnicas sencillas y efectivas junto con Susana Nuevo.
..................................................................................................................................................................
T - Talentum: Identificación y Desarrollo del Potencial, Emociones, Estrés, Neurociencias y Biología, Proyección y Toma de Decisiones por Valores

CPS - Coach del Potencial Senior para coaches ontológicos que desean practicar más y agregar nuevas habilidades y distinciones 

Escribinos: ad.talentum@gmail.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario